Los ojos de nadie

 18,00

De Xisco Barceló M.

29 es un número mágico.
29 días tiene febrero de tanto en tanto. 29 eran las canicas que de
niño guardaba el autor de este libro en una cajita. 29 relatos son recopilados como una conversación improvisada, que viajan por los recuerdos del autor con personajes de su infancia y desconocidos que se le cruzaron en la senda de su yo adulto. 29 historias cortas que vuelan por el mundo de los sueños y por el empedrado de la calle solana, que reflexionan y murmuran, que nacen de lo improvisado y de lo imprevisto, de la imaginación y las constelaciones espirituales. 29 artistas plásticos ilustran cada una de las narraciones.

Categoría:

Descripción

Esta colección de 29 es mi primer libro de relatos. Lo del número 29, en principio, fue algo casual, ya que son los relatos que yo escogí para esta colección, pero luego me di cuenta de que siempre me había llamado la atención un número que servía para alterar el mes de febrero de cada cuatro años para completar el ciclo de los 366 días o 365 días y 8 horas.

Por ahí leí que el 29 hace referencia al trabajo en equipo y no indagué demasiado, quizá porque la terminología me resultaba válida para aplicarla a este proyecto colectivo en el que participan 29 artistas plásticos que aportan una ilustración original a cada uno de los relatos. Y el 29 es el número de canicas que, cuando era niño, tenía guardadas en una cajita. Lo dejaremos en casualidad.

Cada uno de estos relatos tiene una semblanza con la introducción individual y con la mezcolanza. Particularmente, aconsejo una vez leída la introducción, realizar el ejercicio de cerrar los ojos por unos segundos, abrirlos y continuar leyendo.

Estas historias reflejan los paseos por la imaginación que el autor elabora frente a un
cuaderno o el ordenador. Vuela y viaja por constelaciones espirituales y allí se encuentra con personajes de su infancia, de su adolescencia o con muchos desconocidos con los que entabla una conversación improvisada, y de ahí surgen argumentos, más o menos verídicos.

Xisco Barceló M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.